Judith Bront

Judith Bront

“5 años después y todo ha empeorado”

Escrito por Ana Díaz

Editado por Juan Pablo Orellana

Una familia en el dolor

Judith Bront de 45 años de edad y su esposo Miguel Becerra de 51, han pasado por un largo  proceso de esperanza, angustia y dolor debido a la patología renal que padeció su hijo Samuel fallecido el 11 de mayo de 2017.

El deceso lo ocasionó una asepsia generalizada en el marco del brote infeccioso que se presentó en el servicio de Hemodiálisis del Hospital de Niños José Manuel de los Ríos —el mayor centro pediátrico del país— ubicado en Caracas.

Luego de casi cinco años de la partida de Samuel, el rostro de Judith refleja el dolor que significa la pérdida de su único hijo por el cual sus padres hicieron lo humanamente posible para que recuperara la salud.

Lo que le pasó a Judith y Miguel en el J. M. de los Ríos entre 2015 y 2017 continúa siendo la situación constante hoy día en ese hospital y otros centros de salud en el país.

¿La razón?: el Estado venezolano ha desatendido el área de la salud que es su competencia, lo cual se  traduce en una emergencia humanitaria compleja y profunda.

"Los primeros diez años en que Samuel fue atendido en el Hospital de Niños las cosas funcionaban de manera aceptable. Sin embargo, a partir de 2015 todo comenzó a complicarse para peor", contó Judith.

Para ese año, falló la disponibilidad de catéteres en el hospital por lo que había que buscarlos afuera en instituciones como el Seguro Social.

Un año después, el servicio de Bacteriología fue cerrado, lo cual obligó a los familiares a realizar los cultivos en laboratorios privados y costear los costos. Actualmente esa situación persiste.

También en 2016, los kits de hemodiálisis llegaban incompletos por lo que las medicinas faltantes había que buscarlas en la farmacia del Seguro Social en Las Adjuntas, Caracas.
Pero la pesadilla hizo eclosión en marzo de 2017 con el brote infeccioso generalizado que atacó a casi todos los 35 pacientes con bacterias hospitalarias muy resistentes a los antibióticos.

Oídos Sordos

Samuel fue el segundo niño en caer afectado por varias bacterias que cada vez eran más fuertes de erradicar con el agravante de que el Hospital de Niños no proveía los antibióticos y si lo hacía esos medicamentos estaban vencidos.

Además, la opción de comprar las medicinas en farmacias comerciales resultaba muy difícil pues en esos años había en Venezuela un desabastecimiento muy fuerte de alimentos y medicinas.

“Los padres queríamos saber qué estaba pasando. Le preguntamos a los médicos y dijeron que era por la contaminación en la planta de ósmosis de Hemodiálisis porque no se le había hecho el mantenimiento correctivo", señaló Judith.

La situación seguía empeorando y los familiares de los pacientes acudieron al director del Hospital y el Ministerio de Salud. Pusieron la denuncia en la Defensoría del Pueblo. En ninguna de esas instancias hubo respuesta.

Mientras tanto, el área de Nefrología del Hospital de Niños estaba colapsada. Solo había diez cupos en la parte de hospitalización del Servicio. Esto implicó  internar más de veinte pacientes renales infectados en otras áreas de hospitalización complicando la aplicación de los tratamientos pues los protocolos eran diferentes a los de Nefrología.

El 11 de mayo de 2017 -un día después del cumpleaños de Judith- falleció Samuel con 12 años se edad como consecuencia de una asepsia generalizada.

La inacción del Estado en esa crisis hospitalaria ocasionó que las ONG Cecodap y Prepara Familia introdujeran una solicitud de medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para proteger a los niños y adolescentes del Servicio de Nefrología.

Como respuesta, la organización internacional emitió una medida cautelar a esos niños. En 2019 la medida cautelar fue extendida a otros 13 servicios del J. M. de los Ríos porque la emergencia hospitalaria en lugar de solucionarse continuó agravándose.

Judith fue a dar su testimonio ante la CIDH en la reunión del organismo celebrada en Perú en junio de 2017.

"A casi cinco años del fallecimiento de Samuel, las condiciones en Hemodiálisis del Hospital de Niños siguen empeorando", sostuvo.